Usuario: Contraseña:
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más Información.

Autor Tema: SSD, a fondo  (Leído 1467 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado pinty

  • Moderador Global
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 2112
  • Colaboraciones +73/-1
  • peaso de melon
SSD, a fondo
« en: 20 de Octubre de 2011, 10:56:52 pm »


SSD. Un nuevo mercado que ha aparecido hace unos pocos años pero en el que seguro que muchos estaréis interesados – me incluyo – y pensando en si merecen o no la pena.

No obstante, ¿sabéis cómo funciona un SSD? ¿Cuáles son las diferencias respecto de un disco duro tradicional? Hoy empezamos un especial de dos entradas denominado SSD, a fondo, en el que trataremos de buscar solución a estas dos preguntas y a muchas otras: características a tener en cuenta, si merece la pena o no, e incluso cuáles son los usos más habituales para un SSD, siempre teniendo en cuenta su – por ahora – alto coste por gigabyte.

Hoy empezaremos por el cómo funciona y las ventajas principales de un SSD que encontraréis tras el salto.
SSD, a fondo
SSD, a fondo (I)
SSD, a fondo (y II)
Cómo funciona un SSD, características más importantes

La principal diferencia de un SSD respecto de un disco duro tradicional es el uso de memoria flash en vez de discos magnéticos y una cabeza lectora mecánica. Ésto los convierte en dispositivos mucho más rápidos, pues se eliminan las partes mecánicas causantes de lentitud en las lecturas de la información.

Un SSD puede estar fabricado con diversas arquitecturas, aunque lo más común es que utilicen memorias NAND de diversas formas. Generalmente hay dos opciones, SLC o MLC en relación a la estructura de los módulos de memoria usados: Single-Level Cell utiliza dos un bit por cada celda de información (0 o 1), mientras que Multi-Level Cell utiliza dos bits (00, 01, 10 y 11), dando lugar a la posibilidad de que ocurran mayor cantidad de errores.

Técnicamente son mejores los SLC, aunque dada su estructura permiten una menor capacidad de almacenamiento y además suelen ser bastante más caros. Los SSD de tipo MLC son a día de hoy los más comunes en el ámbito doméstico, con lo que en principio serán nuestra opción ideal.

Respecto de la interfaz de conexión de un SSD, hay unidades disponibles prácticamente para cualquier interfaz de transmisión de datos: SATA y PCIe serán las más interesantes ya que son los estándares que estamos acostumbrados a utilizar, aunque hay muchas más. Lo más normal es que los SSD disponibles en el mercado se conecten a través de estas interfaces, principalmente de la primera SATA en sus versiones 2 y 3 (esta última conocida también como SATA 6 Gbps).



El funcionamiento de un SSD no difiere en absoluto del de un disco duro tradicional, al menos desde el punto de vista del usuario. Gracias a la actual estructura del software de nuestro ordenador son el firmware y el sistema operativo los encargados de hacer funcionar a la unidad de estado sólido en nuestro ordenador. Quizá se den problemas de incompatibilidad con ordenadores antiguos (más de cinco años) que no cumplan los actuales estándares de conectividad, pero nada que deba ser considerado común o representativo.

Por último, comentar que son dos los tamaños principales de un SSD: 1.8 y 2.5 pulgadas, amén por supuesto de los SSD por PCIe que se conectan directamente al slot correspondiente en la placa base. Lo más común serán las 2.5 pulgadas, que generalmente pueden instalarse en ordenador de sobremesa (con su correspondiente adaptador a bahías de 3.5 pulgadas) y en casi cualquier portátil del mercado.
SSD, ventajas principales

El uso de memoria flash en nuestro ordenador no es una novedad. La memoria RAM, por ejemplo, es un ejemplo de memoria RAM basada en circuitos pero, a diferencia de la que encontramos en un SSD, es volátil: en cuanto se elimina la corriente que pasa por los circuitos de los módulos RAM éstos pierden la información almacenada.

En un SSD no ocurre ésto, si no todo lo contrario: a pesar de la pérdida de la corriente la información sigue siendo almacenada para siempre, sin ningún tipo de pérdida y como ya ocurría en otros tipos de almacenamiento.



Ya comentamos anteriormente que una de las ventajas de los SSD es que carecen de partes mecánicas, todo es circuitería electrónica con la que la información se mueve a altas velocidades. Por ésto un SSD suele ser bastante más rápido que un disco duro tradicional. ¿Cuánto de rápido? Depende de los modelos que comparemos, pero lo más común es que un SSD duplique o triplique el rendimiento de un HDD: de unos 100 MB/s a los 200 o 300 MB/s de los actuales modelos de SSD más potentes.

Ésto representa una mejora muy notable en la velocidad de respuesta general del equipo: encendido y apagado, carga de aplicaciones, copia de ficheros entre las unidades lógicas, etc. Los que habréis probado un SSD me daréis la razón en que es una diferencia muy significativa.

Quizá por ello, y en parte para aprovechar al máximo los precios y las capacidades que ofrecen – sobre ello hablaremos más adelante – lo más usual es utilizar un SSD como dispositivo de almacenamiento del sistema operativo, pues es este software el que, generalmente, más trabaja en nuestro ordenador. En la misma unidad podemos instalar los programas o archivos que más utilicemos para así aprovechar al máximo las altas velocidades de transferencia.

Dadas las “reducidas” capacidades de los actuales SSD (entrecomillado, 40 GB es todo un mundo para ciertas labores) también es bastante común hacer uso, en el caso de un ordenador de sobremesa, de discos duros tradicionales como almacenamiento secundario, más lento pero mucho más amplio. Así podemos tener 40, 80 o 128 GB en SSD a un precio razonable y un par de terabytes para almacén de información: multimedia, copias de seguridad, juegos, etc.

Otro uso quizá más avanzado – y caro – es disponer de un par de SSD configurados en RAID 0, mejorando las prestaciones del conjunto y manteniendo la capacidad total. Aún así esta solución no es común dado el precio actual de esta tecnología.

FUENTE
« Última modificación: 22 de Octubre de 2011, 11:56:21 pm por pinty »

Desconectado papones

  • Administrador
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 8512
  • Colaboraciones +195/-5
  • Sexo: Masculino
  • La paciencia la madre de la ciencia
    • Locos Por El Wifi
Re:SSD, a fondo
« Respuesta #1 en: 22 de Octubre de 2011, 10:02:11 pm »
Yo quiero 250 gbs raid 6 x 2  :huh: :huh: :huh:
Lease las normas del foro si es tan amable
http://www.auditoriaswireless.net/index.php/topic,3.0.html
Presentese  a la comunidad en el apartado del foro PRESENTACIONES

Desconectado pinty

  • Moderador Global
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 2112
  • Colaboraciones +73/-1
  • peaso de melon
Re:SSD, a fondo
« Respuesta #2 en: 24 de Octubre de 2011, 06:35:14 pm »
de esas no me quedan . pero si quieres esta XDDD



Estado actual de los SSD

Terminamos la primera entrada de este especial SSD, a fondo, comentando que tocaríamos el estado actual de este tipo de dispositivos. Así que aquí está.

La realidad es que aunque hayan bajado notablemente de precio, los SSD aún sigue siendo algo caros si los comparamos con el almacenamiento magnético. Hablamos de en torno a los 1.15 euros/GB para los modelos más baratos, aunque los precios de los mejores pueden dispararse hasta 1.70 euros/GB o incluso más. Lo común es encontrar SSD de 60 GB por 100 euros y de 128 GB por 200 euros.

Las capacidades de almacenamiento actuales más comunes son precisamente estas dos: 60 y 128 GB, aunque para el que lo desee existen modelos de 480 y 512 GB por precios poco sugerentes.

El precio hoy en día tal vez sea algo caro, pero ha descendido muchísimo en los últimos años y seguirá bajando en los próximos meses. Seguramente para mediados o finales de 2012 alcancemos el 1GB = 1€, que suele ser una barrera psicológica importante en el mundo del almacenamiento.
Lo que hay que tener en cuenta para comprar un SSD

Ya sabemos que las posibilidades de cómo usar la tecnología son muy amplias, y con ellas las configuraciones disponibles aumentan drásticamente. En este punto vamos a centrarnos en un SSD para nuestras casas, para nuestro ordenador doméstico y las tareas más cotidianas en nuestro uso diario.



Teniendo en cuenta este aspecto, son dos los parámetros que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo SSD:
La capacidad
El rendimiento

Asumiremos que será un SSD de 2.5 pulgadas con interfaz SATA 2 o 3, preferiblemente la última opción si nuestro ordenador es compatible.
Capacidad de un SSD

Con los precios a los que se vende esta tecnología es necesario tener en cuenta que la diferencia es bastante amplia entre, por ejemplo, 128 y 240 GB de capacidad. Mi opinión personal es hacer uso del SSD para almacenar el sistema operativo y poco más, con lo que 64 GB deberían ser suficientes. Aún así la opción de 128 GB no es descabellada (ya comentamos que en torno a los 200 euros, más o menos) siempre y cuando contemos, en el caso de un equipo de nueva adquisición, con un presupuesto acorde.

Si hablamos de un ordenador portátil las cosas cambian, ya que generalmente sólo se permite la instalación de una única unidad física, con lo que los modelos de SSD de 240 GB (y superiores) ganan puntos. Ahora la pregunta es otra: ¿merece la pena hacer el cambio de HDD a SSD, reduciendo la capacidad disponible (los HDD de portátil ya superan el TB de capacidad) pero mejorando las prestaciones? Ahí cada uno es el que debe decidir. Si lo que buscas es una velocidad extra, merecerá la pena aunque es posible que salga bastante caro.
Rendimiento de un SSD

Dependiendo de la generación de SSD en la que nos fijemos, las velocidades de transferencia de información pueden ser de lo más dispares: desde unos 150 MB/s de los primeros SSD comerciales hasta los 500 MB/s en los modelos actuales más punteros.



Aquí hay que tener en mente varios aspectos:
La velocidad de transferencia indicada por el fabricante no suele corresponder a la de un uso real. Ellos realizan pruebas (benchmarks) que determinan la velocidad en un tipo muy concreto de información, generalmente bloques leídos de forma secuencial. En la realidad la información suele estar dispersa por diversos bloques de la memoria.
Las velocidades indicadas por el fabricante suelen ser, además, una cota superior teórica. En la realidad el rendimiento disminuye sustancialmente. También es cierto que a mayor límite superior, mejor funcionamiento general tendrá la unidad.
Generalmente existen diferencias entre la velocidad de lectura y la de escritura, y en algunos casos ambas suelen ser bastante amplias. Si vamos a utilizar el SSD para el sistema operativo (y poco más) lo ideal es que lea muy bien, aunque una buena escritura nunca está de más. Hay que encontrar un equilibrio
El chipset de un SSD se ha convertido en una pieza fundamental en un SSD. Uno de los mejores y más conocidos de la última generación es la familia de los Sandforce SF-2000.

Mi recomendación es que busquemos un SSD puntero bajo SATA3 (en torno a los 450-500 MB/s teóricos según el fabricante) para un equipo de nueva adquisición, y un SSD de gama media y SATA2 (entre 200 y 300 MB/s) si lo que queremos es actualizar un equipo con unos pocos años a sus espaldas.

Evidentemente esto puede cambiar radicalmente dependiendo del contexto del equipo, su uso, el software que utilice y su estructura de ficheros, el sistema operativo e incluso el cómo interacciona el usuario con su computadora. No es, ni mucho menos, una decisión trivial y universal.
Conclusiones

Los SSD aparecieron hace unos pocos años. Por entonces, aunque caros, ya empezaban a enseñar sus garras: dispositivos muy rápidos y que suponían una enorme diferencia respecto de un HDD. Pero aún eran caros.

En la actualidad, año 2011, aún siguen siendo caros pero ya empiezan a ser asequibles para ciertos usos. Por ejemplo, yo nunca compraría un SSD para un equipo de entrada (400-500 euros de ordenador) ya que considero que no merece la pena. Por contra, sí me lo plantearía para un equipo de gama alta (800 euros en adelante) en el que podemos jugar más con el presupuesto global. Una opción sería, por ejemplo, disminuir un poco el procesador y añadir un SSD de 64 GB que sirva como base para nuestro equipo.



El futuro de los SSD está claro: como toda la tecnología, seguirán bajando de precio y llegando cada vez a más ordenadores del mundo. Terminarán siendo un componente fundamental en nuestros ordenadores y seguramente reemplacen por completo al disco duro tradicional en ciertos equipos, el cual acabará siendo utilizado únicamente como sistema de almacenamiento masivo. Esto dentro de unos cuantos años, claro, pues la tecnología actual no está aún preparada para un cambio tan amplio

Desconectado Manuel23009

  • Administrador
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 676
  • Colaboraciones +28/-0
  • Sexo: Masculino
  • Investigador
Re:SSD, a fondo
« Respuesta #3 en: 31 de Octubre de 2011, 12:32:00 am »
Yo soy el alegre poseedor de una de las primeras unidades SSD que aparecieron para el publico en general...pero se nota mucho que lo han mejorado, ya que el Mio te desesperas gravemente con su lentitud...de todas formas son 8 gb de nada...jajjaaja
[img width= height=]http://img855.imageshack.us/img855/9742/cooltext572253739.png[/img]

Desconectado pinty

  • Moderador Global
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 2112
  • Colaboraciones +73/-1
  • peaso de melon
Re:SSD, a fondo
« Respuesta #4 en: 31 de Octubre de 2011, 12:37:45 am »
dicen que estas nuevas van tres veces mas rapidas que un hd mecanico

aver si alguien le sobran unos eurillos y me la regala para probarla , por que hasta que no lo vea com mis ojos ....  :grin: :grin: :grin:

as visto manuel como va la web para arriba , ya hacemos de todo....

salu2

Desconectado papones

  • Administrador
  • Trade Count: (0)
  • *****
  • Mensajes: 8512
  • Colaboraciones +195/-5
  • Sexo: Masculino
  • La paciencia la madre de la ciencia
    • Locos Por El Wifi
Re:SSD, a fondo
« Respuesta #5 en: 31 de Octubre de 2011, 05:42:10 am »
Nos falta hacer el amor pero por lo demás estamos en ello.
Yo con este pen g3 usb 3 me conformo como regalo de reyes
Memoria
Capacidad
   32 GB
Tipo de interfaz
   USB 3.0
Factor de forma
   cap
Velocidad de lectura
   100 MB/s
Velocidad de escritura
   70 MB/s
Color
Color
   Aluminio
Peso y dimensiones
Ancho
   73.70 mm
Profundidad
   22.20 mm
Altura
   16.10 mm
Special features
Enchufar y usar
   
Sistema operativo/software
Sistema operativo Windows soportado
   Windows XP Home, Windows XP Home x64, Windows XP Professional, Windows XP Professional x64, Windows Vista Home Basic, Windows Vista Home Basic x64, Windows Vista Home Premium, Windows Vista Home Premium x64, Windows Vista Business, Windows Vista Business x64, Windows Vista Ultimate, Windows Vista Ultimate x64, Windows 7 Home Premium, Windows 7 Home Premium x64, Windows 7 Professional, Windows 7 Professional x64, Windows 7 Ultimate, Windows 7 Ultimate x64
Condiciones ambientales
Alcance de temperatura operativa
   0 - 60 °C
Temperatura
   -20 - 85 °C
Gerencia de la energía
USB suministro de corriente
   
Lease las normas del foro si es tan amable
http://www.auditoriaswireless.net/index.php/topic,3.0.html
Presentese  a la comunidad en el apartado del foro PRESENTACIONES


Share me

Digg  Facebook  SlashDot  Delicious  Technorati  Twitter  Google  Yahoo
Smf

 

Dumpper All V.x.x

DUMPPER WPS PENTESTING